Search for content, post, videos

Utilizar tenis más ligeros podría hacerte más fuerte

¿Los tenis ligeros y minimalistas son la elección correcta para todas sus carreras?

Si bien el movimiento y la importancia que se les ha brindado a los tenis en los últimos años es bastante importante;  la cuestión de si el calzado puede ayudar o perjudicar el rendimiento todavía se debate.

Y hay algo más que agregar a la discusión: en un nuevo estudio publicado en el European Journal of Sport Science, los investigadores encontraron que cuando los corredores incorporaban gradualmente calzado minimalista en su entrenamiento, sus pantorrillas y ciertos músculos estabilizadores en el pie se fortalecían.

Escapando de la fatalidad plagada de lesiones al correr con zapatos para correr pesados, controlados por movimiento, se necesita un enfoque paciente, pero hay muchas vías disponibles para conseguir fortalecer los músculos de una manera segura. utilizando tenis livianos.

¿Por qué lo mínimo es lo mejor?

Reduce el golpe incidental del talón

Si correen con tenis que tienen una cantidad significativa de amortiguación debajo del talón, hay una buena probabilidad de que primero se pongan en contacto el talón con el suelo. Esto es especialmente cierto para los zapatos que tienen una gran discrepancia entre la altura de la pila del talón y la amortiguación del antepié. A medida que los zapatos se vuelven más lisos, debe concentrarse más para evitar el hábito de golpear el talón adoptando una postura más neutral sobre el tobillo y el pie o reduciendo la cantidad de dorsiflexión, esto quiere decir que los dedos vayan apuntando hacia arriba cuando corren.

Reduce el exceso de pasos

Los defensores de la técnica de correr descalzos afirman que ir descalzo reduce el exceso de pasos. El impacto de ir mínimo en cuanto al calzado es exactamente lo mismo. Pero usar lo mínimo no es ningún tipo de cura mágica, realmente necesitan concentrarse para activar sus músculos isquiotibiales y glúteos un poco antes, lo que fomenta la propensión a correr con las rodillas flexionadas.

También pueden descubrir que esto es fácil de hacer cuando están más al pendiente y descansados, pero cuando están cansados o intentan correr rápido, se vuelve más difícil mantener su forma, así que comiencen con movimientos cortos y fáciles.

Consigan pies y pantorrillas más fuertes

Entrenen con un zapato flexible con una caída mínima en el talón hacia los pies y encontrarán que sus flexores plantares tendrán que trabajar mucho más. La razón de esto es porque los zapatos con una gran caída desde el talón los colocan en una posición de flexión planta baja, o sea los dedos de los pies apuntando hacia abajo. Esto significa que no necesitan trabajar tan duro para formar una plataforma elástica estable con su pie al despegarlo del piso.

Otra forma de pensar es: el talón les ayuda a levantar el pie sin tener que trabajar tan duro.

Consigan su tiempo y coordinación correctos

Los zapatos con suela muy flexible y menos almohadillado en la parte delantera del pie son ideales para sentir el camino. Como corredor sin mucho talento natural o coordinación, sentir algo de debajo de los pies ha sido muy útil para estimular algunas mejoras en su carrera; los corredores con mala técnica necesitan el estímulo extra de sentir el suelo para moverse mejor.

La compleja red de músculos involucrados con la flexión plantar, que incluye las pantorrillas y los ligamentos que se envuelven alrededor de los arcos y la base de los pies, se aprovechan mucho mejor  cuando los corredores usan tenis que apenas se sienten que los llevan puestos.

Garantizar un entrenamiento óptimo es lo más importante que pueden hacer, así que háganlo una prioridad por encima de su calzado, ya que si deciden ir mínimo, asegúrense de trabajar en la rotación de su zapato lentamente.