Search for content, post, videos

Cápsulas de agua: opción “ecofriendly” del maratón de Londres a los corredores

El 2019 es definitivamente el año de los cambios ambientales en todo el mundo, es evidente que existe un interés creciente en los cambios ambientales en todo el mundo.

Recientemente, la cantidad innecesaria de plástico utilizado durante las maratones ha sido traída a la atención de todos.Durante el último par de años, muchas personas han declarado que les encantaría participar en eventos públicos como el maratón de Londres, pero cientos de miles de botellas plásticas de agua desechadas son un factor importante a la hora de decidir si quieren o no participar en este tipo de actividades.

Pero este año el maratón de Londres ha hecho un gran cambio cuando se trata de darles agua a los corredores.

Este año, han colaborado con una marca llamada Skipping Rocks Lab, que creó bolsas de agua comestibles llamadas Ooho que están hechas de algas marinas. El objetivo principal de Ooho es crear un empaque que se disuelva por completo y no deje ningún plástico; esta creación innovadora es especialmente útil en eventos como este. El envase se puede comer fácilmente ya que no tiene ningún sabor o simplemente se desecha porque es completamente biodegradable.

 

 

 

 

 

Estas bolsas de agua se pueden usar no solo para almacenar agua, sino también para otras bebidas, por ejemplo, la compañía afirma que son muy populares en los festivales para almacenar cócteles y tragos y también pueden usarlos para contener jugo.

Con más de 40,000 personas participando en el evento, hubo una gran necesidad de un cambio cuando se trata del uso del plástico.

Es difícil culpar a los participantes ya que competir en un evento tan grande definitivamente no es fácil, y por supuesto, el agua potable es absolutamente vital, por lo que no hay duda de que los corredores no pueden rechazar el agua que reciben.

Dado que correr una maratón mientras se lleva una botella de agua en la mano es bastante incómodo, la mayoría de las botellas se tiran al suelo. A pesar de poder ver a las personas vencer sus mayores obstáculos físicos, la vista del plástico en todas partes deja a muchas personas decepcionadas por el evento.

 

 

 

 

 

La startup con sede en Londres fue creada en 2013 por Rodrigo García González y Pierre Paslier mientras estudiaban Ingeniería de Diseño de Innovación en el Imperial College de Londres y en el Royal College of Art.

Uno de los factores más importantes para crear estas cápsulas comestibles es el hecho de que las algas marinas pueden crecer hasta 1 m por día y no necesitan agua fresca ni fertilizantes, sino que también contribuyen activamente a desidificar los océanos.

La cápsula se biodegrada en 4-6 semanas sin dejar residuos.