Search for content, post, videos

Consejos para que las alergias no frenen su entrenamiento

Las alergias pueden arruinar un entrenamiento potencialmente bueno.

Seguramente les ha pasado que tienen  las mejores intenciones de comenzar un régimen de ejercicio durante los meses más cálidos, pero tienen dificultades debido a las alergias que afectan el sistema respiratorio y los senos paranasales.

Cuando salen a correr o hacen una clase de ejercicio al aire libre, su respiración y su rendimiento cardiovascular se interrumpen debido a una congestión nasal, un dolor de cabeza sinusal inducido por alergias o porque simplemente se sienten mal. Esto puede arruinar cualquier buen entrenamiento.

Deben escuchar a su cuerpo y saber cuándo saltarse un entrenamiento. Muchos expertos médicos seguirán la regla de “debajo del cuello”. Si algún síntoma inducido por alergia se convierte en una infección de tórax o respiratoria, es recomendable que dejen de hacer ejercicio hasta que estén mejor.

Cuando sus síntomas están por encima de su nariz y garganta, su pulso en reposo es normal y tiene suficiente energía para hacer ejercicio, un médico le dirá que siga adelante pero que se detenga si experimenta dificultades para respirar o una frecuencia cardíaca anormalmente alta durante el ejercicio.

¿Cómo saber si debo estar haciendo ejercicio?

¿No están seguros de si deberían hacer esa media maratón después de un terrible ataque de sinusitis? Chequen los siguientes indicadores de si deben hacer ejercicio si se sienten mal.

Puede aplicarlos cuando sufra de síntomas de alergia también:

Tomen su ritmo cardíaco o pulso en reposo tan pronto como se despierten: una frecuencia cardíaca normal para un adulto puede variar entre 60 y 100, dependiendo de su altura y peso, su estado general de salud y su estado físico. Cualquier cosa superior a lo normal debe tomarse como una señal de advertencia.

Deben poder respirar sin ninguna dificultad. No hagan ejercicio si experimenta alguna flema o tos fuerte.

No hagan ejercicio si se sienten anormalmente cansados, febril o sufre de dolores en el cuerpo.

Consejos para hacer ejercicio con alergias

Estos son algunos consejos para aprovechar al máximo su entrenamiento, a pesar de las alergias durante la primavera:

Cambien su rutina de ejercicios para incorporar entrenamientos temprano en la mañana o temprano en la noche cuando el recuento de polen es menor.

Apliquen una crema protectora, como la vaselina, alrededor de las fosas nasales para “atrapar” el polen antes de que llegue a su nariz.

Cambien su ruta para mantenerse alejado de los parques y campos donde la hierba puede causar estragos.

Evitem el alcohol la noche antes de un entrenamiento, ya que esto puede agravar la congestión nasal. El alcohol también puede afectar la forma en que sus niveles de histamina combaten las alergias; Por lo tanto, es una buena idea para aliviar la bebida en general.

Usen lentes de sol cuando hagan ejercicio al aire libre para reducir la cantidad de polen que entra en sus ojos.

Coman bien su ingesta de antioxidantes al comer muchas frutas y verduras frescas, y traten de eliminar los lácteos si esto agrava la congestión.