Search for content, post, videos

Entrenamiento cardiovascular: más allá del Running

Las sesiones de entrenamiento aeróbico suelen ser, en algunas ocasiones, demasiado extensas y aburridas. Siempre hemos insistido en la importancia de otorgar cierta variedad a tus entrenamientos para visualizar un progreso real.

Existen muchas metodologías que aplicar para objetivos cardiovasculares, las cuales son utilizadas para objetivos relacionados con la pérdida de peso. Recuerda que el consumo calórico también es fundamental en el proceso.

La carrera no es tu única opción. Algunos se empeñan en abusar de esta práctica porque piensan que es la más rápida para perder esos kilos demás, pero existen nuevas modalidades que desbancan a las largas sesiones de entrenamiento de running.

Es el caso de los circuitos metabólicos. Este método se caracteriza por ejercicios globales que implican diversos grupos musculares así como un elevado gasto calórico. Aunque requiere un cierto dominio de la técnica, la variedad de estímulos dados al organismo hacen de él un estupendo modo de entrenamiento. Pero además conseguirás seguir activando tu metabolismo para adelgazar hasta horas después del entrenamiento, gracias al efecto térmico residual (EPOC) que se logra con estos circuitos.

Cambia tu intensidad

Suele decirse que es necesaria más de media hora de ejercicio aeróbico para incidir verdaderamente sobre los depósitos de grasa. Para llegar a estos tiempos normalmente la población utiliza una baja intensidad (entorno al 60%-65% de la FC máxima) Baar K, en 2006 demostró en su investigación que utilizando esfuerzos cortos y de alta intensidad se logra una mayor actividad enzimática, lo que se traduce en un mayor consumo calórico durante el ejercicio.

También está demostrado que es muy beneficioso para poblaciones especiales, como personas con patologías cardiovasculares. En definitiva, ambos tipos de entrenamiento son aptos para quemar grasa, pero la baja intensidad y la larga duración no es la única opción.

Cuida las articulaciones

La salud de estas estructuras es fundamental para llevar una correcta calidad de vida. Debes cuidarlas, pues cada movimiento depende de ellas. Si eres de los que únicamente sale a correr, es conveniente que planifiques otro tipo de entrenamiento menos agresivo para ellas. Tienes múltiples opciones:

  • Natación.
  • Ciclo indoor.
  • Elíptica.
  • Entrenamiento acuático.
  • Ciclismo convencional.

Muévete en varios planos

Los ejercicios típicos cardiovasculares se realizan en un único plano, es decir, hacia adelante y hacia detrás. Cambiar este factor también puede darte el empujón que necesitas para seguir avanzando.

Puedes incorporar juegos que requieran movimientos laterales, e incluso un entrenamiento mixto combinándolo con ejercicios propioceptivos. También puedes incluir ejercicios de coordinación que, además, te ayudarán en otro tipo de aptitudes.

Ya tienes algunas nociones de cómo cambiar tu entrenamiento cardiovascular. Se trata de cambiar constantemente de aires para mantener también la motivación necesaria para lograr lo que desees.