Search for content, post, videos

¿Dolor de pies? Aquí las (posibles) razones

Cuando se trata de dolores en los pies, probablemente estén familiarizado con los sospechosos habituales, como los juanetes, la fascitis plantar y demasiadas horas llevando tacones altos. Pero hay algunas otras razones por las que sus pies les pueden estar lastimando, y no son tan obvias.

Estas son algunas maneras en las que pueden estar poniendo un desgaste adicional en sus pies sin darse cuenta.

Has estado comprando el mismo tamaño de calzado desde hace mucho tiempo

Si no se han medido los pies recientemente, existe la posibilidad de que elijan el tamaño incorrecto por hábito. Los pies pueden aumentar de tamaño con la edad o el embarazo, por lo que una elección adecuada del calzado siempre es importante.

Fueron a comprar zapatos por la mañana

No solo crecen los pies a lo largo de los años, sino que también se hinchan a lo largo del día, por lo que un par que se adapta perfectamente a la mañana puede ser incómodamente apretado para cuando salgan del trabajo.

Pruebe los zapatos al final del día cuando sus pies están más hinchados. Cuando están de pie y no sentados.

En un par de zapatos, deben tener media pulgada entre los dedos de sus pies y la parte delantera de los zapatos, y deberían poder colocar su dedo índice entre el talón .

Creen ciegamente en los zapatos de moda sin importar su función

Básicamente todos sabemos que los tacones altos pueden lastimar sus pies, pero también deben tener cuidado con los planos: si la caja de los dedos es demasiado estrecha, puede causar problemas.

Eviten zapatos con puntas puntiagudas, que pueden causar apiñamiento en la parte delantera del pie esto puede conducir a la formación de callos, espolones óseos, nervios inflamados o incluso a promover deformidades en los dedos de los pies.

También tenga cuidado con los planos que no tienen ningún tipo de soporte del arco.

Han ganado algunos kilos

Si bien un poco de fluencia de la escala es normal, especialmente en las vacaciones, pueden poner una mayor presión en los pies. Sus pies soportan de 2 a 3 veces su peso corporal cuando caminan y hasta 5 veces su peso corporal cuando corren.

Así que mientras que unos pocos kilos de más pueden no hacer una gran diferencia en cómo se ajustan sus jeans, tiene un impacto mucho más grande en sus pies.

Usan los mismos tenis para cada entrenamiento

Los tenis para correr, para trail, para pistas son diferentes modelos que corresponden a los diferentes tipos de entrenamientos, que realmente requieren diferentes tipos de soporte para evitar lesiones.

Una zapatilla para correr es liviana, con la máxima amortiguación, y está diseñada para un movimiento lineal; los zapatos para caminar a menudo tienen una parte superior de cuero, haciéndolos más duraderos y ligeramente más pesados.

Para el entrenamiento cruzado, elijan una zapatilla más ligera para levantar pesas o una zapatilla más pesada para deportes de alto impacto como el tenis o el baloncesto.

Sufren de una lesión en la espalda, en la rodilla o en la cadera

Si estás sufriendo de una lesión que hace que caminar sea doloroso, sus pies absorberán la holgura. Su cuerpo protegerá naturalmente un área lesionada, y la cojera resultante ejercerá una mayor presión sobre la siguiente mejor articulación.

Y funciona en ambos sentidos, por lo que si tienen dolor inexplicable en la pierna o dolor de espalda, deben colocarse plantillas ortopédicas que pueden ayudarles a tener alivio en la zona.

Tienen una fractura por estrés

Si recientemente se han entusiasmado con los ejercicios de alto impacto, una fractura por estrés (una pequeña rotura causada por la fuerza repetitiva) puede estar causando dolor en el pie.

Las fracturas por estrés en el pie suelen ser una lesión por uso excesivo. Hablen con su médico si le duelen más los pies con cada entrenamiento o si experimentan hinchazón.

Están descalzos todo el tiempo

Cuando caminamos, golpeamos el suelo con el talón primero, así que necesitamos zapatos para absorber ese impacto, especialmente cuando caminamos sobre superficies duras.

Los zapatos también ayudan a soportar las articulaciones del pie y les permiten moverse en una posición fluida y neutral. Pasar demasiado tiempo descalzos o en zapatos que son demasiado planos o flexibles (como flip-flops), ejercen un estrés adicional en los pies y aumenta el riesgo de lesiones.

No están usando plantillas para un arco plano

Sus pies se pueden aplanar a medida que envejecen, por lo que si no han estado usando plantillas para esta condición  puede ser hora de tener una visita con el ortopedista; pues el dolor en el talón es una señal bastante confiable de que necesitan un mejor soporte del arco.

Los podólogos están entrenados para evaluar el tipo de pie y la forma de caminar, y pueden diseñar un inserto u ortesis personalizados que se ajusten a su zapato para prevenir fracturas y complicaciones futuras.