Search for content, post, videos

¿Cada cuanto debo programar un descanso si soy corredor?

¿Deberían programar días de descanso en nuestra semana de entrenamiento o está bien simplemente parar cuando se les de la gana?

La respuesta es: depende de sus objetivos.

“Hago ejercicio para mi salud general y trato de hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. A veces, los conflictos laborales, familiares y personales me roban uno o dos días de ejercicio cada semana. Por lo tanto, mi descanso no está planeado, sino que se inserta en mi programa como lo exige mi horario personal”.

Pero también hay una gran diferencia entre mi entrenamiento y un programa de entrenamiento de rendimiento, que incorpora entrenamientos de alta intensidad y alto volumen para establecer PB y lograr mayores alturas en el rendimiento físico.

Los corredores con objetivos de rendimiento deben incorporar descanso en el horario semanal para permitir que el cuerpo se recupere. Su cuerpo tarda casi 48 horas en recuperarse de un esfuerzo intenso. A veces, eso puede requerir “abstinencia de ejercicio”, un día sin actividad. Otras veces, una actividad alternativa de baja intensidad, como la natación o el yoga, podría darle a su cuerpo un descanso de la carrera.

La definición de descanso puede ser relativa.

El descanso también incluye el sueño: un volumen y una calidad de sueño adecuados mejorarán el entrenamiento y el rendimiento. Una buena nutrición también es esencial para mantenerlo funcionando bien.

Tómense un día de descanso cuando lo necesiten. Si están entrenando bien, no se lesionan y logran sus objetivos de rendimiento, su plan probablemente sea seguro para ustedes. Sin embargo, si comienza a desglosarse, agreguen un día de descanso designado a su horario.

Esto recuerda la “historia de los hotcakes”. Un corredor de primer nivel entró en el café del hotel la mañana de la carrera y pidió una pila de hotcakes. Devoró los hotcakes y pidió segundos. Otros corredores que vieron su estrategia de abastecimiento de combustible también ordenaron y comieron hotcakes. Cuando se iba, alguien gritó: “Buena suerte hoy”, a lo que respondió: “Oh, no estoy corriendo hoy, me lastimé la pierna ayer. Me dirijo a ver la carrera”.

El punto es: Haz lo que funcione para ustedes y no copien a su amigo, ya que no hay “una talla para todos” en cuestión del entrenamiento.