Search for content, post, videos

Correr y el Alcohol ¿buena combinación?

Es bastante obvio que el alcohol y el correr no se llevan muy bien. El equilibrio es clave, porque tampoco es sano el renunciar por completo al alcohol.

El alcohol antes de correr, antes de las carreras, o incluso de entrenamientos importantes, es una de las cosas que no deben hace; mejor elijan un vaso de agua o jugo en su lugar.

Grandes cantidades de alcohol de forma regular probablemente afectarán su adaptación, su salud general y también su recuperación. El alcohol es una sustancia tóxica y poco saludable para su sistema. Incluso un vaso aquí y allá cada dos días afectará el progreso de su entrenamiento.

Intenten eliminar el consumo de altas cantidades de alcohol de su dieta si toman su entrenamiento en serio. El alcohol altera su equilibrio hormonal normal, su metabolismo y su inmunidad. Si beben alcohol, tomen al menos 3 vasos de agua por vaso de alcohol que estén consumiendo. El alcohol también reduce los niveles de azúcar en la sangre, lo que puede hacer que te sientas extremadamente débil mientras corres.

El alcohol puede afectar su peso

Correr y beber alcohol no es la mejor combinación y deben saber que el consumo de alcohol afecta su peso y su grasa corporal. Si están tratando de perder peso, el alcohol no es la mejor opción. Su cuerpo está ocupado metabolizando el alcohol por delante de otros combustibles (grasa, por ejemplo) y, por supuesto, esto afecta su quema de grasa. Terminarán quemando menos.

Con el tiempo, la combinación de energía extra del alcohol y la interrupción del proceso metabólico normal aumentarán la grasa con el tiempo.

También pueden sentirse hinchados también; ya que contiene siete calorías por gramo, superado solo por la grasa, que contiene 9 calorías por gramo. El vino blanco seco es probablemente la mejor opción si desean mantener las calorías bajas. Todo tipo de cócteles, licor fuerte mezclado con jugos o cerveza tiene altas cantidades de calorías. Beber alcohol también causa pérdida de agua y deshidratación, lo que conduce a la retención de agua y la fatiga.

Beber demasiado o incluso cada dos días puede interferir con la síntesis de proteínas: este es el proceso donde las células musculares generan nuevas proteínas, esenciales para la recuperación. y el crecimiento.

¿Entrenar después de beber?

Es posible que experimenten una mayor tensión en el sistema cardiovascular, por lo que su carrera se sentirá mucho más difícil de lo normal, pero aún así podrían correr su entrenamiento; el mayor problema es sentirse enfermo por la cruda.

La hidratación es súper importante en este punto; recuerden beber mucha agua antes de acostarse y también cuando se despiertan. El alcohol y el correr nunca se convertirán en mejores amigos, eso es seguro.