Search for content, post, videos

¿Correré más rápido si bajo de peso?

Una vez que han estado corriendo por un año o dos, comienzan a buscar formas de competir más rápido. Si bien el entrenamiento es excelente, es contemplativo, alivia el estrés y brinda estructura a tu día, la mayoría de los corredores eventualmente se centrarán en las formas de correr más rápido.

Incluso si un corredor comenzó a correr solo para bajar de peso, pronto podría hacer la siguiente pregunta: ¿Hay forma de que pueda de alguna otra manera de mejorar mis tiempos y correr más rápido?

Esto a menudo va enlazado  a otra pregunta cuando una persona habla en serio sobre mejorar sus tiempos de su carrera: ¿Qué pasaría se bajo de peso? ¿Correré mucho más rápido? y después probablemente se harán esta. otra pregunta ¿O el paso es un factor que realmente no afecta los resultados, sino más bien tengo que mejorar en mis entrenamientos para ser un mejor corredor?

Desafortunadamente, no podemos darles una respuesta concreta, ya que esto dependerá de muchos factores, que van desde su tipo de cuerpo, sus músculos, su habilidad para correr e inclusive el tipo de composición de su fibra muscular, variará bastante si tienen fibra de contracción muscular lenta o de contracción muscular rápida. Pero claro, la alimentación también tiene un punto de injerencia en todo ese asunto.

Honestamente, la mayoría de los corredores correrán más rápido si pierden peso, pero, lamentablemente, correr es un deporte donde prevalecen los trastornos alimentarios. Para los atletas que tienen problemas de alimentación, inevitablemente llega un punto en el que comienzan a correr más despacio porque restringen las calorías, ya sea por razones estéticas o de rendimiento.

No todos los que pierden peso terminarán corriendo más rápido.

Si tuviéramos que llevar a dos corredores con niveles idénticos de condición física y recortar 5 kg de grasa de uno de los corredores, grasa no músculo, entonces el corredor más ligero correrá más rápido . ¿Por qué? Imagínense agarrar una pesa de cinco kg y atarla a su espalda baja. ¿Podrían correr? Sí, pero realizarlo sería bastante más difícil.

Entonces, sí, si eres un corredor y pierdes un poco de peso, es probable que corran más rápido.

Sin embargo, muchos corredores no comprenden que, aunque puedan correr muchos km por semana, el cuerpo tiene un impulso de protección que mantiene los niveles de grasa en caso de que haya falta de alimento. El cuerpo quiere almacenar grasa, y eso hace que ser realmente delgado sea un desafío incluso para el corredor más motivado.

Peso de entrenamiento versus peso de carrera

Todos tenemos una tasa metabólica basal diferente. Si bien ese índice aumenta cuando entrenan seriamente, su velocidad puede diferir de la de un compañero que está entrenando en el mismo nivel. Para los corredores, a menudo hay una diferencia entre su entrenamiento y el peso de carrera.

Su peso de entrenamiento es el peso que desean mantener aproximadamente el 90 por ciento del año. ¿Por qué? Porque si intentan pesar menos, se enfermarán más a menudo y no tendrán la misma consistencia en sus entrenamientos duros.

Un par de veces al año, es realista concentrarse en su peso y recortar para que estén más ligeros cuando lleguen a la línea de salida. Pero, encontrar un peso de carrera seguro es un desafío para la mayoría de los corredores. Un kg o dos para un corredor de maratón es importante, y este objetivo es realista para la mayoría si observan su dieta en las últimas cuatro semanas de entrenamiento.

Si han tenido una comida salada, podrían pesar un kilo o dos más de lo normal debido a la retención de agua. Como corredor, deben hidratarse durante el día, pero su retención de esa agua variará en función del consumo de sal.

Un buen momento para pesarse es a primera hora de la mañana cuando se levantan de la cama. De esta forma, no tiene tantas variables como la comida y el agua que alteran el número hacia arriba o, al contrario, ve un número menor en la escala que podría obtener pesándose después de una carrera. Por favor, sean honestos consigo mismos acerca de dónde entrenar el peso y, potencialmente, el peso de la carrera.

La mayoría de los corredores tienen suficiente de qué preocuparse entre sus trabajos, sus familias, conseguir carreras largas y todo el trabajo auxiliar que entra en la capacitación inteligente. Para la mayoría de los corredores, es difícil agregar otro elemento a la mezcla, como una dieta limpia y concentrada rica en frutas y verduras, grasas inteligentes y proteínas de calidad, así como una buena recuperación de alimentos y bebidas después de largas carreras y entrenamientos.

Aquí hay otra forma de ver este tema de la pérdida de peso: si se mantienen libre de lesiones, es probable que estén más delgados el día de la carrera por el simple hecho de que no tienen que perderse de días de entrenamiento y con esto de quema de calorías.

Cuando se trata de la pérdida de peso para los corredores, no hay respuestas claras. Sean amables consigo mismos si intentan recortar a un peso razonable y seguro que podrán usar esa misma técnica un par de veces al año.