Search for content, post, videos

Cómo evitar que correr arruine sus próximas vacaciones

Si están planeando correr durante sus vacaciones de verano, aquí está nuestro guía sobre lo que deben tener en cuenta:

Tener conocimiento de la zona

Si están planeando incluir el correr como una parte de su tiempo fuera de casa, asegúrense de que están informados acerca de la zona y los lugares a donde puede acudir. No sean el típico corredor ingenuo que se pierde dos kilómetros en la ciudad. Antes de llegar a su destino, busquen información clave: frases útiles si hay una barrera del idioma, la ruta, etc.

Encuentren un individuo similar a ustedes

Cuando viajan, hay aún más razones para correr con un amigo. Por un lado tendrán a alguien para compartir las opiniones y experiencias que siempre parecen mucho más ricas cuando se está en un nuevo lugar. Y luego, está el hecho de que este socio los mantendrá al pie del entrenamiento cuando estén a punto de cancelar la carrera del día.

Traer efectivo

Este consejo es fácil de pasar por alto. Siempre es una buena idea tener algo de dinero en los bolsillos. Siempre hay la posibilidad de que en el camino de regreso se encuentren una cafetería linda o pub acogedor para salir.

Tal vez hay un vendedor en la carretera que vende frutas frescas o joyería casera. Se reduce a esto: tener el dinero en efectivo, es necesario para la experiencia.

Prueben algo nuevo y olvídense de las restricciones

Hay tantos argumentos para desechar el reloj, el plan de entrenamiento o las expectativas en torno a la velocidad y la duración de la carrera. Las estrictas reglas de vacaciones llevan al resentimiento, deben de dejar fluir las cosas y ver qué sucede.

Tal vez eso significa levantarse antes del amanecer para correr con un grupo local. Podrían estar deteniéndose en un puesto de jugos frescos en la esquina de la calle para la hidratarse.

Sean aún más consciente de la hidratación

El tiempo en la playa y en el calor los llevará directito a la deshidratación.

Corre temprano

En su rutina diaria, correr temprano les dará la ventaja de poder realizar el entrenamiento y tener tiempo para realizar  las actividades divertidas previstas para más tarde. Pero hay otro detalle clave que no debe pasarse por alto: cuando estamos de vacaciones, muchos de nosotros probamos nuevos alimentos. Así que si corremos por la mañana, no correremos el riesgo de un malestar estomacal debido a esos platillos que se comieron durante el almuerzo.