Search for content, post, videos

Quiénes desarrollan un mejor corazón ¿los nadadores o los corredores?

Los cardiólogos y los científicos del ejercicio ya saben que el ejercicio regular cambia la apariencia y el funcionamiento del corazón humano. El ventrículo izquierdo, en particular, se altera con el ejercicio.

Esta cámara del corazón recibe sangre rica en oxígeno de los pulmones y la bombea hacia el resto del cuerpo, mediante un movimiento de giro y desenrollado bastante vigoroso, como si el ventrículo fuera una esponja escurrida antes de volver a ponerse en forma.

El ejercicio, especialmente el ejercicio aeróbico, requiere que se administre una cantidad considerable de oxígeno a los músculos que trabajan, lo que supone una gran demanda para el ventrículo izquierdo.

En respuesta, esta parte del corazón en atletas típicamente se vuelve más grande y más fuerte que en personas sedentarias y funciona de manera más eficiente, llenando la sangre un poco más temprano y más completamente y desenroscándose con cada latido del corazón un poco más rápido, permitiendo que el corazón bombee más sangre mas rapido.

Un estudio en Canadá se encargó de comparar qué tan diferentes son los corazones de los nadadores vs los corredores, ya que ambos practican un ejercicio aeróbico pero en diferentes condiciones.

Encontraron que los atletas, ya fueran corredores o nadadores, disfrutaban de una salud del corazón envidiable. Su ritmo cardíaco rondaba los 50 latidos por minuto, con los índices de los corredores ligeramente más bajos que los de los nadadores. Pero todos los ritmos cardíacos de los atletas eran mucho más bajos de lo que es típico en personas sedentarias, lo que significa que sus corazones eran robustos.

Los atletas también tenían ventrículos izquierdos relativamente grandes y eficientes, de acuerdo al resultado de sus eco cardiogramas.

Pero hubo interesantes diferencias entre los nadadores y los corredores. Si bien todos los ventrículos izquierdos de los atletas se llenaron de sangre antes del promedio y se desenroscaron más rápidamente durante cada latido cardíaco, esos cambios deseables fueron amplificados en los corredores. Sus ventrículos se llenaron incluso antes y se desenroscaron más enfáticamente que los corazones de los nadadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los nadadores, a diferencia de los corredores, se encuentran tendidos, en agua flotante y retienen la respiración, todo lo cual podría afectar las demandas cardíacas y cómo el corazón responde y se rehace.

Como los nadadores hacen ejercicio en una posición horizontal,  sus corazones no tienen que luchar contra la gravedad para devolver la sangre al corazón, a diferencia de los corredores que hacen el ejercicio en vertical. La postura hace algo del trabajo para los nadadores, y así sus corazones se remodelan solo lo necesario para las demandas de su deporte.

También podrían proporcionar una razón para que los nadadores a veces consideren la posibilidad de recorrer kilómetros corriendo, para intensificar la remodelación de sus corazones.