Search for content, post, videos

Cómo saber que no están comiendo suficiente proteína

La proteína no impulsa directamente sus entrenamientos, pero es una parte vital de la dieta de todos los atletas. La necesitan para ayudar a su cuerpo a producir enzimas y hormonas, acelerar la cicatrización, respaldar su sistema inmunológico y proporcionar a su cuerpo los cimientos para las nuevas células.

Como atleta, necesitarán consumir más proteínas que sus amigos no atletas. Cuando analizamos las necesidades  de la población atlética, nos dimos cuenta que la proteína es meramente para la recuperación, porque no es una fuente de combustible eficiente.

Por lo general, las mujeres necesitan consumir menos proteínas que los hombres. Las necesidades de proteínas se basan en gramos por kilogramo de peso corporal tanto para hombres como para mujeres. Algunos estudios han sugerido que las necesidades de proteínas de las mujeres pueden cambiar a lo largo del ciclo menstrual.

 

Por supuesto, que sus necesidades dependerán del tipo de entrenamientos que hagan. La rotación de proteínas se verá afectada de manera diferente en un atleta de fuerza frente a un corredor de resistencia.

El tipo de fibra muscular predominante, ya sea de contracción rápida, media o lenta, también es un factor determinante en sus necesidades de proteínas. Los cuerpos de los atletas necesitan proteínas adicionales para ayudar a la reparación muscular, el crecimiento y el fortalecimiento.

Pero ¿Cómo saber que no estamos ingiriendo la suficiente proteína para apoyar nuestros entrenamientos?

Hambre

La deficiencia de proteínas en los atletas, a menudo está relacionada con una dieta inadecuada o una alimentación desordenada. Con la forma en que la dieta occidental se ha desarrollado con acceso a muchas buenas fuentes de proteínas, es muy poco probable que se vea a alguien deficiente en proteínas.

Las buenas fuentes de proteínas para los atletas incluyen huevos o claras de huevo, carnes magras como pollo y pescado, suero o polvo de caseína o yogur natural. Las fuentes animales de proteínas van a proporcionar la mejor ganancia para los atletas.

Una comida con suficiente proteína debería hacerlos sentir satisfechos. Este efecto saciante se debe a una multitud de factores, como la respuesta de aminoácidos y hormonas y las señales de percepción oral. Si sus comidas lo dejan con hambre, es posible que necesiten más proteínas en su dieta.

Tener hambre cada una o dos horas podría ser una señal de que debeN agregar proteínas a Su dieta.

Falta de energía

Un programa de entrenamiento pesado combinado con el trabajo o la vida familiar puede cansarlos. Pueden sentirse cansados durante el día y puede ser difícil aislar exactamente por qué. La respuesta podría ser que no hay suficiente proteína. Tener calma energética, que puede parecer fatiga o lentitud durante el día es un signo subjetivo.

Además de su papel en la recuperación, la proteína ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Sin duda, han escuchado el término “ahorcamiento”, que se refiere a esa combinación incómoda de hambre, cansancio y mal humor.

Cuando nuestros niveles de azúcar en la sangre bajan demasiado, uno de los resultados es el hambre. A su vez, eso a menudo lleva a comer en exceso, lo que puede hacer que nuestro cuerpo almacene el exceso de grasa. Si sienten que están constantemente oscilando entre hambre extrema y comer en exceso, el agregar proteína a su dieta podría ayudar a suavizar las cosas.

Luchan constantemente para recuperarse de los entrenamientos

Si están siguiendo un plan de entrenamiento, deben tener en su agenda los días de recuperación y la semana de recuperación ocasional. Los días de recuperación pueden significar estiramientos seguido de una carrera fácil alrededor de carreteras planas u otra forma de recuperación activa, como ciclismo o natación.

Cualquiera que sea la forma que tomen, debe sentirse renovados después de un día de recuperación. Cuando sus días de recuperación simplemente no lo están reduciendo, es posible que necesiten proteínas adicionales en su dieta.

La ingesta de proteínas es necesaria como parte de un protocolo de nutrición de recuperación para ayudar con la restauración y reparación del tejido muscular. El consumo de proteínas dentro de las dos horas posteriores al ejercicio ayuda a garantizar que su cuerpo tenga los recursos que necesita para reparar los músculos dañados o estresados ​​por sus esfuerzos durante la jornada de entrenamiento.

Construcción de músculo

Para muchos corredores, construir músculo no es necesariamente su primera prioridad. En cambio, hay una prima puesta en ser tan delgado como sea posible. Al mismo tiempo, aún necesitas desarrollar músculo para correr bien.

El entrenamiento pesado no solo descompone las fibras musculares, sino que también necesita mantener el tejido muscular saludable para producir una potencia que gane velocidad.

La proteína es una fuente importante de aminoácidos, que proporcionan los ingredientes para el crecimiento muscular. Hay más de 50 aminoácidos en la naturaleza y de estos, nueve son esenciales para el cuerpo humano.

Los aminoácidos son los componentes básicos del cuerpo. El cuerpo puede extraer aminoácidos de proteínas animales y algunas formas de proteínas vegetales, como la soya. Los atletas vegetarianos deben ser más cuidadosos al planificar la ingesta de proteínas porque las fuentes vegetales de proteínas no proporcionan los mismos niveles de aminoácidos que los que aportan las fuentes animales.