Search for content, post, videos

¿Por qué es bueno comer inmediatamente después de hacer ejercicio?

¿Terminaron su entrenamiento matutino pero no tienen tiempo para tomar su lunch antes de salir e ir a trabajar? Eso podría ser un problema.

Por lo general, es una buena idea comer y beber dentro de una hora después de realizar ejercicio para maximizar los beneficios de recuperación y recuperar energía.Si bien es posible que tengan poco tiempo y se encuentren omitiendo ocasionalmente un refrigerio después del entrenamiento, su ingesta calórica y de nutrientes en general debe respaldar las demandas que les están imponiendo a su cuerpo.

Por supuesto, esperar un poco más para comer después de un entrenamiento no hará mucho daño en el largo plazo, pero si se hacen el hábito de hacerlo, puede llevar a tener una salud comprometida y al rendimiento del entrenamiento con el tiempo.

Esto no sucede de inmediato. Es un problema acumulativo, por lo que perder una comida no lo hará, pero si hacen ejercicio por la mañana en particular y luego no comen durante unas horas, su cuerpo no tiene reservas de energía para trabajar, lo que significa que tendrán poca energía hasta que obtengan combustible para pasar el resto de su jornada.

Esto es lo que puede suceder si continúan su día con el estómago vacío después de un entrenamiento durante demasiado tiempo.

Bajo nivel de azúcar en la sangre y aturdimiento

Si tienden a hacer ejercicio por la mañana o en la noche sin comer y reponer en unas pocas horas, su cuerpo tomará energía almacenada. Primero, sumergirá sus reservas de glucógeno, que su cuerpo usa para mantener los niveles de azúcar en sangre estables; el glucógeno será reemplazado a medida que reponga sus reservas de energía, pero lleva tiempo, por lo que su cuerpo puede sufrir cortocircuitos por un tiempo.

A medida que el cerebro intenta conservar energía, se ve forzado a desacelerar algunas de sus funciones. Si el cerebro se queda sin azúcar, no pueden acceder de inmediato a otras fuentes, por lo que la función disminuye, de ahí la sensación de aturdimiento o la sensación de desmayo si no han comido durante un tiempo.

Pérdida muscular y calambres

Finalmente, su cuerpo se queda sin glucógeno. Luego tiene que pasar a fuentes de energía menos disponibles, como la grasa o, si no hay grasa a bordo, los músculos y con esto podrían perder su masa muscular y tener manifestaciones de esto por medio de los calambres.

Deshidración

Si no comen ni beben, permanecerán deshidratados después de su entrenamiento. Simplemente hacer ejercicio solo, incluso en condiciones óptimas, esto significa sin calor extremo, por ejemplo, causan un aumento en la sudoración y la deshidratación.

Si no reemplazan el líquido, causarán desequilibrios electrolíticos, que pueden causar arritmias cardíacas o palpitaciones en casos severos, ya que el cuerpo necesita electrolitos para una función cardíaca y muscular adecuada. Pero esto no va a suceder a menos que estén con un tipo de  desnutrición crónica y luego estresen al cuerpo con más ejercicio, o si tomas un diurético, que puede causar un desequilibrio electrolítico.

Lo mejor que pueden hacer es mantenerse hidratado, incluso si no toman un aperitivo de inmediato. El agua está bien; realmente no necesitan una bebida de electrolitos a menos que estén haciendo una rutina de ejercicios muy larga en clima o en una temperatura muy caliente. También querrán beber agua antes de hacer ejercicio, para hidratar el cuerpo y prepararlo para sudar.

Comer los nutrientes adecuados poco después de hacer ejercicio puede ayudar a que su cuerpo lo haga más rápido. Es particularmente importante comer carbohidratos y proteínas después de su entrenamiento.

Hacer esto ayuda a su cuerpo:

A disminuir la degradación de proteínas musculares.
Aumenta la síntesis de proteína muscular.
Restaurar las reservas de glucógeno.
Mejora la recuperación.

Proteínas, carbohidratos y grasas

La proteína ayuda a reparar y construir músculo, ya que el ejercicio desencadena la descomposición de la proteína muscular; la velocidad a la que esto sucede depende del ejercicio y su nivel de entrenamiento, pero incluso los atletas bien entrenados experimentan una degradación de proteínas musculares.

Consumir una cantidad adecuada de proteína después de un entrenamiento le da a su cuerpo los aminoácidos que necesita para reparar y reconstruir estas proteínas y también les proporciona los componentes necesarios para construir nuevos tejidos musculares

Los carbohidratos ayudan con la recuperación

Las reservas de glucógeno de su cuerpo se utilizan como combustible durante el ejercicio, y consumir carbohidratos después de su entrenamiento ayuda a reponerlos.

La velocidad a la que se usan sus reservas de glucógeno depende de la actividad. Por ejemplo, los deportes de resistencia hacen que su cuerpo use más glucógeno que el entrenamiento de resistencia; por esta razón, si participan en deportes de resistencia (correr, nadar, etc.), es posible que deban consumir más carbohidratos que un fisicoculturista.

Además, la secreción de insulina, que promueve la síntesis de glucógeno, se estimula mejor cuando se consumen carbohidratos y proteínas al mismo tiempo.

La grasa no es tan mala

Muchas personas piensan que comer grasa después de un entrenamiento ralentiza la digestión e inhibe la absorción de nutrientes. Si bien la grasa puede ralentizar la absorción de su comida después del entrenamiento, no reducirá sus beneficios.

Puede ser una buena idea limitar la cantidad de grasa que consumen después del ejercicio, pero tener algo de grasa en la comida después del entrenamiento no afectará su recuperación.