Search for content, post, videos

Antes de empezar a correr, corre al médico

Enero es el mes de los buenos propósitos. Entre ellos suele estar el comenzar a hacer ejercicio de manera habitual. Mientras muchos optan por seguir trabajando para alcanzar los famosos 10.000 pasos diarios, otros han decidido dar el paso al running.

Correr está de moda. Se trata de un deporte fácil, asequible y que todo el mundo puede, en mayor o menor medida, practicar.

Sin embargo, si estás pensando en empezar a correr de manera habitual, deberías plantearte realizar un chequeo médico antes de empezar tu actividad. Según los expertos, se trata de la única manera de enfrentarse con garantías a un deporte que puede ser de riesgo dependiendo de tu condición física.

Cuándo realizar un chequeo médico

Los expertos recomiendan que todo el mundo pase por la consulta antes de empezar a realizar deporte pero especialmente si no has realizado deporte en el último año, tienes 65 años o más, estás embarazada, tienes problemas cardiacos o respiratorios, eres o eras fumador o eres diabético.

¿Qué le digo al médico?

Es importante que compartas con tu médico habitual tus nuevas intenciones. Coméntale que estás pensando en comenzar a correr, cuáles serán tus rutinas y cuál es tu objetivo a cumplir. Comparte con él tu historial médico así como las dolencias musculares que puedas sufrir de manera habitual.

Pregúntale qué opina de la rutina que te has planteado, cómo podrías mejorarla y de qué manera puedes proteger tus dolencias. El doctor te explicará cómo afectará el deporte a tu cuerpo y te dará consejos sobre cómo enfrentarte a tus nuevos retos.

¿ Él running un deporte seguro?

A pesar de que sea el deporte de moda, puede que el running no sea la mejor actividad deportiva para ti. En el caso de las personas obesas, correr puede significar un riesgo para su cuerpo. El excesivo peso corporal recae contínuamente sobre las articulaciones que pueden llegar a resentirse.

Tampoco parece el deporte más adecuado para personas con problemas cardiovasculares o respiratorios. Y, en cualquiera de los casos, hay que tener en cuenta que no se puede ir de la nada al todo. Los expertos recomiendan comenzar la actividad poco a poco e ir incrementando su ritmo y duración con el tiempo.

Si llevas tiempo sin hacer ejercicio, plantéate que tu actividad debe comenzar en la consulta del médico.