Search for content, post, videos

Estos alimentos les ayudarán a evitar el vómito después de una carrera

Las quejas gastrointestinales son primordiales entre los corredores. Pero no se trata sólo de dolores de estomago o de visitas al baño que pueden atormentar a los atletas durante la carrera. Las náuseas inducidas por el ejercicio pueden hacer que sea difícil salir a entrenar.

Los que practican ciclismo intenso, entrenamientos de alta intensidad, maratones y triatlones corren un mayor riesgo de padecer de náuseas inducidas por el ejercicio. Y aquellos que tienen un historial de reflujo, corren un riesgo aún mayor, gracias al exceso de presión en su núcleo.

Las nauseas inducidas por el ejercicio pueden ocurrir en atletas episódicamente después del entrenamiento de alta intensidad o extenuante. Esta náusea puede convertirse en vómitos, a menos que haya algo de alivio, como la respiración abdominal lenta y profunda y la aplicación de una compresa fría en la frente o la parte posterior del cuello.

¿Por qué pasa esto?

Las náuseas inducidas por el ejercicio resultan de la reducción del flujo sanguíneo al estómago durante el ejercicio intenso, ya que el flujo sanguíneo se dirige a los órganos más críticos, como el corazón, los pulmones y el cerebro. Hay algunas otras causas, algunas más severas que otras. Para empezar, podría ser algo fisiológico, proveniente de un trastorno funcional, como el síndrome del intestino irritable.

También podría estar relacionado con factores como los tipos de ejercicio, las condiciones climáticas, la duración e intensidad y el estado de hidratación de cada corredor.

Las náuseas pueden incluso ocurrir si comienzan y dejan de correr abruptamente, ya que su estómago no está listo para el nivel repentino de desaceleración en la intensidad del ejercicio; lo mejor es disminuir gradualmente el ritmo a medida que finalizan su recorrido o cruzan la línea de meta.

Es importante buscar atención médica si sienten náuseas. Pero una vez que han podido relacionar las náuseas con el ejercicio, hay alimentos que pueden ayudar a prevenirlo o disminuirlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Galletas

Los alimentos con almidón, como galletas saladas y pretzels, pueden ayudar a absorber el ácido del estómago y aliviar las náuseas. Pueden comer un puñado de galletas simples, como galletas saladas, unos 30 minutos antes de su carrera para prevenir la sensación de vomitar.

Granos enteros

Los corredores pueden recibir nauseas cuando sus reservas de glucógeno son demasiado bajas.

Los carbohidratos complejos, como los granos integrales, actúan como cápsulas energéticas de liberación prolongada, liberando lentamente energía en el torrente sanguíneo y ayudando a mantener el apetito satisfecho.

Buenas fuentes de éstos alimentos son la quinoa, la cebada, el arroz integral y la avena.

Jengibre

Esta verdura a es conocida por calmar un malestar estomacal, y puede ayudar a aliviar las náuseas del entrenamiento medio, también. Coman algunas galletitas de jengibre antes de hacer ejercicio para cosechar los beneficios del jengibre y el carbohidrato, o lleven algunos dulces de jengibre masticables durante una carrera o un entrenamiento.

Mantequilla de almendras

Si bien estas semillas son altas en grasa, lo que puede alterar un poco el estómago antes del ejercicio, as porciones pequeñas pueden ayudar a reducir las náuseas, gracias a su contenido alto en sodio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agua de coco

Esta bebida novedosa para algunos corredores es una fuente excelente de electrolitos, que pueden ayudar a reducir la sensación de náuseas. El agua de coco es una excelente forma de rehidratar el cuerpo durante y después del ejercicio; también es una buena fuente de potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo, que son electrolitos que puede perder a través de su sudor cuando realizan actividad física.

Yogurt

Si comen un yogurt griego, obtendrán probióticos que les ayudará a mantener a raya las náuseas y los problemas estomacales.Pueden probar con una pequeña porción de estos yogures antes de salir, como un snack pre entrenamiento o en su defecto, cuando sientan náuseas. El consumo regular de yogurt o de tomar algún tipo de probiótico, es que  puede ayudarles a reducir el riesgo de náuseas inducidas por el ejercicio.