Search for content, post, videos

¿Alguien te dijo que no podías seguir corriendo por tus rodillas?

Una de las quejas continuas de los aficionados al running es el problema con rodillas debido a desgaste de cartílago o lesiones musculares.

Hace algún tiempo conocí un lugar en el que las soluciones estéticas y médicas son integrales, Etherme Med Spa me sorprendió por su atención y calidad en sus servicios. La solución para los corredores consiste en el PRP (plasma rico en plaquetas), un método de regeneración natural y revitalización de los tejidos.

El plasma es preparado después de extraerlo del cuerpo del paciente y se vuelve a aplicar de inmediato, con algunas variantes, puede estar enriquecido con analgesicos, antiinflamatorios o con acido hialuronico. Puede estar también activado a través de Fotoactivacion Led.

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un producto biológico, autólogo, no tóxico ni alergénico que se obtiene mediante centrifugado de la sangre que distribuye sus componentes (hematíes, leucocitos, plaquetas, proteínas) en distintas fracciones según su densidad.

Los GF (factores de crecimiento), son proteínas que actúan como señales de  comunicación intercelular. Estimulan receptores de la membrana celular sin entrar en la célula y provocan reacciones a nivel hormonal y de neurotransmisores que intervienen en la regulación de la reproducción y crecimiento celular, es decir la regeneración tisular.

Desde hace mas de 10 años. que se viene aplicando en Europa y EEUU dichas técnicas con buenos resultados, en medicina deportiva: lesiones musculares, tendinosas y  también en trastornos degenerativos: artrosis, condropatías y problemas de cicatrización.

Se están desarrollando estudios, tanto en investigación animal como en comparativos clínicos en humanos, destinados a generar evidencia científica de los efectos antiinflamatorios, analgésicos y/o regenerativos del PRP infiltrado en articulaciones artrósicas, tendinitis, ligamentoplastias y otras lesiones musculoesqueléticas.

La indicación ideal en la artrosis es aquel paciente que no es sensible a los tratamientos convencionales y que por razones varias (edad, riesgo quirúrgico, etc.), no procede una cirugía radical como la artroplastia total o prótesis.

También el deportista con problemas de condropatía puede recuperar sus performances habituales con este tratamiento.

En las lesiones cutáneas u otros procesos cicatriciales se aprecia un aumento en la rapidez y calidad de la cicatrización.

Está indicado en aquellas situaciones en que se precise estimular la regeneración celular. Sobre todo cuando existe degeneración de partes blandas: tendinitis degenerativas, degeneración discal, fascitis, degeneración del cartílago.

Se esta utilizando en:

Condropatias, osteocondritis y artrosis

Lesiones de ligamentos de la rodilla u otras articulaciones

Ligamentoplastias

Lesiones musculares y tendinosas

Consolidacion ósea

Implantación de prótesis articulares

Cicatrización de ulceras y heridas

Lesiones corneales

Implantes dentales

Regeneración cutánea: úlceras de decúbito, retardos de cicatrización, medicina estética.

Cabe destacar su utilización en lesiones del tendón de Aquiles, en las lesiones ligamentosas de la rodilla como la del ligamento cruzado anterior y ligamentoplastias, en la fascitis plantar, en la epicondilitis del codo, fracturas, pseudoartrosis y fusion intervertebral, en la patología del manguito rotador del hombro. Y por supuesto en la patología del cartílago y la artrosis.

Las técnicas de obtención son variadas y cada debe ser realizado por personal altamente capacitado para su aplicación correcta.

En resumen todos se basan en centrifugar la sangre extraída para luego separar la fracción del plasma rico en plaquetas (PRP) que es el inmediatamente superior a la fracción de hematíes; posteriormente se activa con cloruro cálcico o con fotoactivación, led, o con trombina humana antes de su aplicación.

Según sea el tiempo y temperatura tras la activación podemos obtener desde un liquido para la infiltración hasta un compuesto solido gelatinoso maleable útil para sellar o compactar (gel de plaquetas o “moco”). Si solo interesase el moco adhesivo sin factores puede activarse el plasma pobre (PPP) obteniéndose un coágulo de fibrina.

Etherme Med Spa obtiene el PRP mediante un sistema cerrado y equipos estériles desechables, lo que permite su empleo en nuestra consulta minimizando el riesgo de infección.

Para la artrosis de rodilla combinamos su aplicación enriqueciendo el plasma con la terapia neural y el uso de acido hialurónico, potenciando el efecto regenerativo del PRP, garantizando su esterilidad y añadiendo los efectos de analgesia y anti inflamación.

IMAGÉNES-MI-VIDA-ES-CORRER1

La técnica par la infiltración de la rodilla se basa fundamentalmente en:

Tomar 10cc de sangre ( 2 tubos vacutainer de 5 ml c/u con anticoagulante a base de citrate de calcio), par alas dos rodillas del paciente.

Introducción en los tubos para centrifugar.

Centrifugación a 1800 rpm durante 8 min.

Extracción de los dos tubos de todo el concentrado plasmático.

En total el PRP obtenido será de 4-6 cc.

Preparar la jeringa de activación con acido hialurónico, procaina y algún otro factor analgésico o desinflamatorio, ensamblándola con la jeringa de plasma rico.

La activación nosotros la hacemos a través del fotoactivador Led, durante 10 minutos, lo cual active todos los factores de crecimiento. Potencializando su poder regenerativo, previo a la infiltración.

Seguidamente se ejecutan unos movimientos de flexoextensión de la rodilla para mejorar la distribución del PRP.

En raras ocasiones aparecen reacciones de dolor e inflamación que ceden en horas. Normalmente se aconseja restringir, durante el día las actividades deportivas pero se permite al paciente continuar con su vida normal.

En las otras aplicaciones del PRP (en en unión ósea, epicondilitis, fascitis plantar, tendinitis de Aquiles y tendinopatias del manguito rotador del hombro) adecuamos el volumen de la extracción de sangre y habitualmente también lo combinamos.

El efecto se observa después de 15 días y tiene una duración entre 6 y 8 meses. Las sesiones en la misma zona deben realizarse entre 21 y 28 días, hasta un máximo de seis.No presenta límites de edad para su realización.

Se resaltan las indicaciones especiales en pacientes candidatos a prótesis total de rodilla que desean retardar dicha intervención así como en aquellos jóvenes afectos de condropatía grado I-II-III que no han mejorado con los tratamientos convecionales.

Son también interesantes los deportistas que recuperan sus niveles habituales que habían perdido.

Se concluye que se trata de una técnica de tratamiento efectiva en las artrosis de rodilla, se destaca la sencillez de la misma y lo interesante de combinar dos terapéuticas diferentes que no han revelado complicación alguna y que los resultados sugieren una mayor efectividad y seguridad que el empleo de cualquiera de ellas por separado.