Search for content, post, videos

5 formas de encontrar tiempo para entrenar

Encuentra Tiempo En Tu Día Para Hacer Ejercicio Y Deja Las Excusas Con 5 Estrategias Fáciles

Encontrar tiempo para hacer ejercicio es difícil, por alguna extraña razón simplemente no logramos hacer un espacio en la apretada agenda.

Tenemos toda la intención de mejorar nuestro bienestar, pero eso no quiere decir que logremos incorporar un poco de actividad física en la caótica rutina.

Si este es tu caso, déjame decirte que no eres el único. El principal motivo para no empezar a hacer ejercicio según las encuestas, es simplemente la famosa “falta de tiempo”.

Se ha visto que los deportistas tiene un mejor autocontrol y por lo tanto toman mejores decisiones, desarrollan una mejor inteligencia emocional, y su capacidad cognitiva es mejor en comparación con personas sedentarias. 

Los beneficios de hacer ejercicio se extienden en todas las áreas de tu vida.

¿Cómo dejar las excusas y hacer tiempo para el ejercicio?

La única forma de hacer ejercicio es convirtiéndolo en una prioridad en tu vida, pero ¿cómo?…

A continuación encuentras algunas estrategias que te ayudan a encontrar tiempo suficiente en tu apretada rutina para hacer ejercicio y lo convierten en una prioridad.

El objetivo es que pruebes todas, y decidas cuál funciona mejor para ti.

1. Haz un inventario de tu rutina y redefine tus prioridades

Para empezar a tomar mejores decisiones, es importante saber en qué se va tu tiempo durante tu rutina, y hacer este inventario de tiempo es muy fácil. Lo único que tienes que hacer es elegir un día normal (de preferencia entre-semana), y seguir estos 2 pasos:

  1. Programa una alarma cada 4 horas, empezando desde que te despiertas y hasta que vas a la cama. Por ejemplo: si te levantas a las 7 am, programa la alarma a las 11am, 3pm, 7pm, 10 pm.
  2. Cada vez que suene la alarma, escribe o graba una nota de voz las actividades en las que invertiste esas 4 horas. Si no recuerdas programa las alarmas cada 2 horas.

Este inventario te será de utilidad para detectar aquellas actividades que no son importantes, y que al eliminarlas pueden hacer espacio para tener tiempo de hacer ejercicio.

2. Adopta nuevas creencias y pensamientos

Como ya sabes, tus creencias te conducen a tomar decisiones, pero la buena notica es que tú puedes modificar tus creencias, lo cual te ayuda a definir mejor tus prioridades, y en este caso a convertir al ejercicio en una prioridad en tu vida.

La única forma de lograr hacer ejercicio constante es cambiando tu mentalidad respecto al ejercicio.

Es solo cuando dejas de pensar que el ejercicio es incómodo, agotador, o doloroso, cuando encuentras el tiempo necesario para una rutina de ejercicio.

Estos son ejemplos de nuevas creencias o pensamientos que puedes adoptar:

  • Soy más feliz cuando estoy en movimiento.
  • Soy más feliz cuando hago ejercicio todos los días.
  • Me siento más fuerte, más potente, más poder, más energía, cuándo hago ejercicio regularmente.
  • Me siento mejor conmigo mismo cuando hago ejercicio.
  • Me encanta la sensación de logro que viene con un buen entrenamiento.
  • Mi salud es importante para mí más que estar en instagram o facebook
  • Me quiero ver mejor y sentirme más orgulloso de mi mismo, y por eso hoy hago ejercicio

Tú puedes seleccionar tus pensamientos de la misma forma que seleccionas tu ropa todos los días.

3. Convierte al ejercicio en algo más conveniente (y fácil)

Hacerlo mas conveniente implica 3 categorías: duración e intensidad, horario, y lugar.

  • Duración e intensidad:
  • Horario
  • Lugar

4. Escribe lo que estarás haciendo por adelantado

Una forma de convertir tu rutina de ejercicio en una decisión por default es escribiendo lo que estarás haciendo.

Esto se le conoce  como “implementación de intenciones”, un concepto psicológico que te predispone a tomar esa decisión, y los resultados han sido comprobados por muchos estudios en todas las áreas.

5. Hazlo más divertido

Esta parte es indispensable, porque cuando una actividad es divertida es más probable que aprietes tu agenda para poder llevarla a cabo.

Tal vez piensas que el ejercicio no tiene nada de divertido, pero te equivocas. Incluso si el ejercicio es de pocos minutos y en tu propia habitación puede ser algo divertido.